Superando el bache gracias a un matrimonio xxx

Como os conté anteriormente, tras notar que una incipiente depresión se apoderaba de mí y de tener un principio de adicción a los videos xxx, decidí que iba a volcarme más en mi familia e intentar encontrar el equilibrio y la ilusión perdidos junto a ellos. Y fue una suerte que lo hice, para eso vuelvo a escribir aquí, para que todos sepáis cómo esta decisión me ha ayudado a recuperar las ganas de vivir y a superarme como persona.

No voy a decir que fuera un camino de rosas, y también debo admitir que tuve una ayuda externa bastante eficaz, como ahora os contaré. Empecé a pasar más tiempo con mi familia, saliendo a pasear con los niños y llevándolos a todas las atracciones infantiles que se me ocurrieron; y con respecto a mi mujer, empezamos a tirar de abuelos y tíos para que cuidaran de nuestros hijos y poder tomarnos una noche libre de vez en cuando. Todo iba mejorando, pero no tan rápidamente ni tan bien como yo deseaba, porque el dejar de ver porno online a solas se me estaba haciendo muy cuesta arriba, a pesar de que intentaba ocuparme en cien mil cosas para no echar mano de esa diversión que me hacía daño; pero ya se sabe cómo son estas adicciones, a veces caía en la tentación sin querer, y sin embargo eso fue lo que me dio la clave para que mi superación personal se hiciera realidad al fin.

Resulta que en una de esas “caídas”, empecé  a hablar por un chat que se proporcionaba en la web porno que estaba visitando; empezamos comentando los videos x que veíamos, pero al final, cuando sólo quedamos dos usuarios conectados, la conversación se volvió más íntima, y yo no pude resistirme a contarle a aquel interlocutor anónimo el problema que tenía. Entonces él me preguntó por qué, si tan decidido estaba a dejar el porno online a un lado, y centrarme en mi familia, no estaba en esos momentos en la cama con mi mujer pegándole un polvazo de los buenos.

No supe qué contestar, así que estuve unos momentos sin escribir nada. Entonces, fue el otro quien lo hizo, diciéndome que estaba demostrado por varios estudios que la gente que tenía sexo a diario con una pareja estable eran los que mayor grado de felicidad y estabilidad personal tenían; y que si yo estaba casado, mi mujer seguía atrayéndome y quería pasar más tiempo con ella, ¿por qué no me proponía tener una vida sexual más activa en mi matrimonio?

Fue uno de esos momentos que te iluminan, porque aunque lo que me estaba diciendo era cierto y estaba ahí mismo delante de mis narices, yo nunca había podido verlo. Le di las gracias, apagué mi portátil y fui a buscar a mi mujer a la cama, que a esas horas de la madrugada estaba durmiendo como una bendita. Nunca se me había ocurrido antes despertarla para tener un encuentro íntimo, en tantos años de matrimonio, y no sabía cómo iba a reaccionar; pero todo resultó tan bien, que quizá otro día me anime a contaros más, jejeje.

Hoy puedo decir que tener un matrimonio xxx me ha salvado de caer en un profundo agujero, así que animo a todos los casados que apuesten por el sexo marital para tener una vida completa.