¿A que esperas para programar tu futuro?

Uno de los pensamientos que se tienen a los 20 años es que el tiempo no va a pasar y que esos maravillosos momentos que pasas al lado de tus amigos durarán toda la vida, pero cuando te quieres dar cuenta te has plantado en los 40 y te entra una crisis existencial que a menos que no la superes te durará seguramente el resto de tu vida. Supongo que esa es la llamada “crisis de los 40“, un momento crucial en el que echas la vista hacia atrás y hacia delante y analizas si tu vida es la que querías o por el contrario no eres nada de lo que habías soñado.

Lo que pasa es que por mucho que te digan tus padres, conocidos o personas que han pasado por esa experiencia nunca llegas a entenderlo y no le das importancia pensando que son unos pesados o unos amargados. Éste es el gran error que cometen la mayoría de los jóvenes y no se les puede echar nada en cara puesto que son fases por las que todos tenemos que pasar, pero creo que esto sería solucionable si por ejemplo en la universidad los preparasen para afrontar sus siguientes años y tomar decisiones correctas.

Yo siempre he sido una persona bastante realista y sabía que tarde o temprano todo pasaría factura, por eso cuando cumplí los 40 pensé que a mi no me afectaría esa crisis y que no era más que una excusa, una excusa que no entendía porque obviamente no la había vivido en mi persona.

Ahora a los 45 digamos que empiezo a despertar y es que supuestamente esa crisis puede aparecer desde los 35 a los 45 años dependiendo de la persona, pero inevitablemente todas las personas la sufrirán en mayor o menor grado. La verdad es que la estoy afrontando bastante bien y en el siguiente post os daré algunas de las claves para que os sea más llevadera. Está claro que no hay una receta mágica que de un plumazo haga que te sientas bien y tengas todas las cosas claras, pero si hay herramientas mentales para poder desconectar y al menos darte una tregua para no estar todo el día amargándote con los mismos pensamientos.

Lo que si os puedo recomendar por el momento es que miréis al futuro sin olvidar el pasado, quedaos tan solo con las experiencias positivas vividas y pensad que todo irá mucho mejor, pero sobretodo lo que habéis conseguido desde que erais jóvenes que seguramente será muchísimo…