Videos porno o de sexo en vivo, dificil elección

Ahora que por fin puedo decir que he superado mi adicción a consumir porno online, me considero capacitado para dar algunas lecciones sobre ese mundo, sobre todo porque ahora ando probando otra clase de espectáculo pornográfico y me gusta hacer comparaciones porque, oye, no siempre son odiosas.

El caso es que hace unos días, un viejo amigo muy cachondo me invitó a tomar unas copas para recordar antiguas batallitas, y yo acepte encantado. Lo que no me dijo el muy cabrón es que iba a llevarme a un local de striptease, aunque casi que tenía que agradecérselo, porque si mi mujer hubiera tenido la más ligera noción de dónde íbamos, después del cambio de vida marital que habíamos tenido, hubiera puesto el grito en el cielo, y a lo mejor hubiera tenido que terminar con nuestra amistad. Pero hay que reconocer que era una puñalada trapera.

Y esto era, más que nada, porque yo todavía no me sentía tan seguro como para tener delante de las narices un espectáculo de sexo en vivo y no sufrir consecuencias. Claro que, realmente, aquello no era un espectáculo sexual, todo lo más pornográfico, porque no se practicaba ninguna clase de sexo; pero para acabar con ese consuelo, mi amigo me preguntó si quería que concertáramos alguno de los servicios VIP que proporcionaba el local, como el de encontrarnos con alguna de las bailarinas en un ambiente digamos más íntimo. Vamos, que si quería follar con alguna de ellas, y aunque la tentación fue grande, yo la resistí como un campeón.

La cuestión es que, después de regresar a casa más o menos con el orgullo intacto y sin haber cometido ninguna acción de la que avergonzarme, me quedé pensando en qué era capaz de excitarme más, si los videos online sólo considerados “porno”, o los que en realidad ofrecían una sesión de sexo en vivo. Realmente, nunca me había parado a pensarlo, porque para mí todos entraban en la misma categoría y me servían para lo mismo; pero ahora, con la distancia que da el tiempo, me entró la duda a esa pregunta, y quiso comprobarlo de primera mano, encendiendo mi pc enseguida y haciendo la prueba de fuego.

Tras unos 15 minutos navegando por webs porno, reconocí que, definitivamente, para mí la ficción del porno me ponía mucho más caliente que los vídeos caseros de sexo en vivo. Se ve que a mi líbido le altera mucho más lo que pueda imaginar que lo que realmente veo, aunque en la práctica sea la misma escena sexual; pero el ambiente del cine profesional para mí es mucho más excitante que el sexo entre personas reales. Imagino que esa era mi opción personal, y que cada una tiene la suya propia.

Y muy satisfecho conmigo mismo, fui a apagar el ordenador e irme a la cama para quitarme el calentón con mi mujer, cuando me di cuenta que ella estaba en la puerta de la habitación, con los ojos clavados en mi polla erecta.

Una chica xxx para mejorar tu futuro

Hago un pequeño inciso en mis vivencias personales para dar un consejo gratuito, uno que quizá debía haberme aplicado yo mismo hace tiempo, y que por supuesto podéis tomar o dejar según os convenga. Y es que bien dicen por ahí que más valen dos tetas que dos carretas, y mira, a fuerza de comprobar que es cierto, me he terminado de convencer. Echa un vistazo a esta imagen:

Son muchos los hombres que en su juventud sólo piensan en divertirse con cuanta mujer se pongan por delante; no es nada extraño ni deshonroso, todo lo trae la edad, y a esas edades uno tiene las hormonas revolucionadas y sólo piensa en tener la mayor cantidad de sexo posible, sin pensar muchas veces ni en la calidad. Para ello, por supuesto, eligen, elegimos, a chicas cuando más descocadas mejor, sin prejuicios ni pudores, de esas que se levantan la falda a la primera de cambio y se abren de piernas: en una palabras, chicas xxx.

Pero luego, cuando queremos una relación seria, preferimos otra clase de mujeres, y acabamos fijándonos en aquellas que antes no han llamado nuestra atención, esas que se comportan de forma más o menos recatada y no son tan lanzadas como las otras, y las elegimos para esposas; y aunque esto esté cambiando, sigue siendo muy poco a poco, porque esta es una costumbre ancestral que será muy difícil de erradicar. De hecho, incluso intentamos que sean vírgenes, y eso nos hace sentir muy bien; machismo puro y duro al cabo, pero parece que no podemos hacerlo desaparecer tan fácilmente de nuestra mente.

Hasta aquí la realidad más o menos contada. Y ahora mi consejo: si de verdad queréis que la mujer que habéis elegido os acompañe durante la mayor parte de vuestra vida, que sea una compañera real y que sepa apoyaros en las buenas pero sobre todo en las malas, dejad a un lado a las mujeres del segundo grupo si realmente no os sentís atraídos por ellas desde el principio, y centraros en las del primero, porque ahí es donde encontraréis a la mujer perfecta.

En la actualidad, y con nuestro ritmo de vida, nuestras mujeres tienen que hacer que no tengamos que buscar fuera lo que tenemos en casa, y eso sólo lo conseguiremos si de verdad nos sentimos atraídos por lo que hay allí. Es muy cierto eso de que las mujeres casadas tienen que ser señoras en la calle y putas en la cama, aunque muchas de mis lectoras ahora mismo quieran sacarme los ojos. Deben ser así como las que aparecen en los vídeos porno que vemos por internet, que están caracterizadas para excitarnos, pero es que también debe ser así en la vida real.

Tras haber pasado por mis recientes problemas, esta es la conclusión que he sacado. Y no creáis que es un consejo gratuito: he comprobado sus efectos, ya que yo mismo había elegido una chica xxx hace muchos años, y hasta ahora no me había dado cuenta de cómo podía alegrarme la vida. Y ahora que ya lo sé, veréis cómo todo empieza a cambiar…

Superando el bache gracias a un matrimonio xxx

Como os conté anteriormente, tras notar que una incipiente depresión se apoderaba de mí y de tener un principio de adicción a los videos xxx, decidí que iba a volcarme más en mi familia e intentar encontrar el equilibrio y la ilusión perdidos junto a ellos. Y fue una suerte que lo hice, para eso vuelvo a escribir aquí, para que todos sepáis cómo esta decisión me ha ayudado a recuperar las ganas de vivir y a superarme como persona.

No voy a decir que fuera un camino de rosas, y también debo admitir que tuve una ayuda externa bastante eficaz, como ahora os contaré. Empecé a pasar más tiempo con mi familia, saliendo a pasear con los niños y llevándolos a todas las atracciones infantiles que se me ocurrieron; y con respecto a mi mujer, empezamos a tirar de abuelos y tíos para que cuidaran de nuestros hijos y poder tomarnos una noche libre de vez en cuando. Todo iba mejorando, pero no tan rápidamente ni tan bien como yo deseaba, porque el dejar de ver porno online a solas se me estaba haciendo muy cuesta arriba, a pesar de que intentaba ocuparme en cien mil cosas para no echar mano de esa diversión que me hacía daño; pero ya se sabe cómo son estas adicciones, a veces caía en la tentación sin querer, y sin embargo eso fue lo que me dio la clave para que mi superación personal se hiciera realidad al fin.

Resulta que en una de esas “caídas”, empecé  a hablar por un chat que se proporcionaba en la web porno que estaba visitando; empezamos comentando los videos x que veíamos, pero al final, cuando sólo quedamos dos usuarios conectados, la conversación se volvió más íntima, y yo no pude resistirme a contarle a aquel interlocutor anónimo el problema que tenía. Entonces él me preguntó por qué, si tan decidido estaba a dejar el porno online a un lado, y centrarme en mi familia, no estaba en esos momentos en la cama con mi mujer pegándole un polvazo de los buenos.

No supe qué contestar, así que estuve unos momentos sin escribir nada. Entonces, fue el otro quien lo hizo, diciéndome que estaba demostrado por varios estudios que la gente que tenía sexo a diario con una pareja estable eran los que mayor grado de felicidad y estabilidad personal tenían; y que si yo estaba casado, mi mujer seguía atrayéndome y quería pasar más tiempo con ella, ¿por qué no me proponía tener una vida sexual más activa en mi matrimonio?

Fue uno de esos momentos que te iluminan, porque aunque lo que me estaba diciendo era cierto y estaba ahí mismo delante de mis narices, yo nunca había podido verlo. Le di las gracias, apagué mi portátil y fui a buscar a mi mujer a la cama, que a esas horas de la madrugada estaba durmiendo como una bendita. Nunca se me había ocurrido antes despertarla para tener un encuentro íntimo, en tantos años de matrimonio, y no sabía cómo iba a reaccionar; pero todo resultó tan bien, que quizá otro día me anime a contaros más, jejeje.

Hoy puedo decir que tener un matrimonio xxx me ha salvado de caer en un profundo agujero, así que animo a todos los casados que apuesten por el sexo marital para tener una vida completa.

Sigo enganchado a los vídeos xxx gratis

Fijaos que ha llegado el nuevo año, y a mí el cuerpo me ha pegado un pequeño bajón, algo así como una pequeña depresión que me ha venido no sé muy bien de dónde. “Normal, eso es la edad”, me dicen mi gente entre risas, y puede que sea verdad, aunque es raro que antes de las Navidades estuviera como un toro, y ahora me siento como una piltrafilla, no sé por qué.

Viendo que en mi entorno no encontraba mucha comprensión que digamos, he terminado por introducirme más en el mundo del porno online, y temo que esté a punto de tener un principio de adicción bastante serio. Y no es que no puedo dejar de pensar en el sexo, ya estoy empezando a preguntarme si soy un salido o qué. En el trabajo, no hago más que encender el ordenador y entrar a escondidas en las cientos de páginas x que me conozco; y en cuanto llego a casa me meto en mi despacho y a seguir, ni siquiera me apetece hablar con mi mujer y mis hijos.

Temo que voy a tener que acabar yendo a una terapia o algo, aunque por ahora no quiero que salten las alarmas, y espero que confesarlo aquí me ayude un poco, y que quizá alguno de vosotros conozca la solución. Nunca me había pasado algo así, debe ser cierto que los períodos vacacionales tan largos desestabilizan nuestra mente y nos hacen proclive a las depresiones. Pero para mí está siendo peor que todo eso.

Pero fijaos que, sólo por haberlo contado aquí, me doy cuenta una vez más que la solución está solamente en mis manos, y que todo se puede superar si se cree realmente que es así. A partir de hoy voy a intentar desengancharme de tanto vídeo porno, voy a llevar a mis hijos a montar en bicicleta, y voy a sacar a mi mujer a cenar a un lugar romántico. Y luego, si hay suerte, puede que pueda montarme mi propia fantasía sexual, quién sabe…

Ya veis que hay dos maneras sencillas de superar algunos problemas: primero, reconocer que los tenemos, y después, intentar buscar soluciones sencillas y que estén a nuestro alcance para poder librarnos de ellos. Cierto que no siempre será fácil, y si hay que buscar la ayuda de un profesional, pues tampoco pasa nada. Todos somos humanos, y todos necesitamos que, al menos, nos escuchen. Pero yo, hoy, voy a echar mano de mi familia, que seguro serán un buen pilar en el que apoyarme.

Superación personal gracias a los videos xxx

Muy buenas de nuevo compañeros, hoy os voy a contar cómo logré superar mi crisis de los 40 fácilmente y además con algo que hubiera sido lo último en lo que habría pensado, pero la solución a tus problemas es más fácil de lo que crees y por ello no tienes que estar cerrado a nada en esta vida.

No me voy a enrollar mucho porque me gusta ir al grano y aunque parezca increíble, lo único que consiguió sacarme de mi depresión fue ver videos xxx, sé que es raro que os cuente esto pero soy una persona sincera y no tengo nada que ocultar, digo las cosas como las siento.

El caso es que ninguna actividad me llenaba, las relaciones sexuales con mi mujer eran nulas y necesitaba una vía de escape, pero no me gustaba salir de fiesta ni tenía prácticamente amigos, así que me refugié en el porno y desde entonces se me abrió un universo que no parece tener fin.

Lo mejor de todo es que la mayoría de lo que consumo es porno gratis y por lo tanto es una afición barata y sana, bueno, depende de lo que te masturbes porque las cosas siempre hay que tomarlas con moderación, ya me entendéis…

Tengo prioridades y por ejemplo una de las temáticas que más me apasionan es el anal, a mi mujer jamás se me ocurriría planteárselo si quiera porque me tacharía de pervertido, pero luego ves que hay tantas mujeres que lo practican que te das cuenta de que no eres un bicho raro, ¡¡¡las raras son ellas!!!.

También me excita mucho ver un creampie vaginal, yo creo que el fin de todo hombre cuando tiene sexo con una mujer es eyacular dentro de ella y puedo pasar horas y horas viendo videos porno de esta temática, me gusta demasiado…

Por último y no menos importante lo que me pone a mil es ver a chicas con buen culo en lencería, sobretodo en braguitas, me gustan mucho más que el tanga porque da lugar a que tu imaginación vuele, ver el culo a pelo para mi no es tan excitante así que unas buenas bragas me enloquecen y sobretodo ver que están manchadas de flujo, mmmmmmmm.

Para resumir lo que quería deciros es que busquéis aquello que os llene y os entretenga porque es la única forma de evitar los pensamientos negativos y repetitivos, por muy raro que os parezca apostad por aquello que os haga felices y no penséis en los demás.

¿A que esperas para programar tu futuro?

Uno de los pensamientos que se tienen a los 20 años es que el tiempo no va a pasar y que esos maravillosos momentos que pasas al lado de tus amigos durarán toda la vida, pero cuando te quieres dar cuenta te has plantado en los 40 y te entra una crisis existencial que a menos que no la superes te durará seguramente el resto de tu vida. Supongo que esa es la llamada “crisis de los 40“, un momento crucial en el que echas la vista hacia atrás y hacia delante y analizas si tu vida es la que querías o por el contrario no eres nada de lo que habías soñado.

Lo que pasa es que por mucho que te digan tus padres, conocidos o personas que han pasado por esa experiencia nunca llegas a entenderlo y no le das importancia pensando que son unos pesados o unos amargados. Éste es el gran error que cometen la mayoría de los jóvenes y no se les puede echar nada en cara puesto que son fases por las que todos tenemos que pasar, pero creo que esto sería solucionable si por ejemplo en la universidad los preparasen para afrontar sus siguientes años y tomar decisiones correctas.

Yo siempre he sido una persona bastante realista y sabía que tarde o temprano todo pasaría factura, por eso cuando cumplí los 40 pensé que a mi no me afectaría esa crisis y que no era más que una excusa, una excusa que no entendía porque obviamente no la había vivido en mi persona.

Ahora a los 45 digamos que empiezo a despertar y es que supuestamente esa crisis puede aparecer desde los 35 a los 45 años dependiendo de la persona, pero inevitablemente todas las personas la sufrirán en mayor o menor grado. La verdad es que la estoy afrontando bastante bien y en el siguiente post os daré algunas de las claves para que os sea más llevadera. Está claro que no hay una receta mágica que de un plumazo haga que te sientas bien y tengas todas las cosas claras, pero si hay herramientas mentales para poder desconectar y al menos darte una tregua para no estar todo el día amargándote con los mismos pensamientos.

Lo que si os puedo recomendar por el momento es que miréis al futuro sin olvidar el pasado, quedaos tan solo con las experiencias positivas vividas y pensad que todo irá mucho mejor, pero sobretodo lo que habéis conseguido desde que erais jóvenes que seguramente será muchísimo…

En primer lugar, sé positivo

En nuestro anterior post os hablábamos de la importancia de plantear vuestro futuro para no llegar a los 40 sin tener nada claro y que entres un una espiral de negatividad llamada “la crisis de los 40”, pues buen, hoy os daremos algunas claves para salir exitosos de ese bucle y que seáis lo más coherentes con vosotros mismos, de nada sirve martirizarse por lo que no has hecho y se trata ante todo de ser positivo. Pensad que una gran parte de la gente que nos rodea ya es bastante negativa de por si y por lo tanto vuestra tarea es contrarrestar a ese tipo de gente, como les deis la razón estáis perdidos y lo digo por experiencia.

La positividad os llevará tan lejos como vosotros queráis y en el ecuador de vuestra vida no sirve para nada pensar que podrías haber hecho tal o cual cosa, no hay tiempo, ahora es momento de empezar a ver qué es lo que te llena en la vida, qué opciones realistas tienes de hacerlo y ponerse a trabajar siendo lo más realistas posibles.

Por ejemplo a mi me encantaría ser historiador y daría cualquier cosa por poder estudiar esa rama, pero tengo una familia que alimentar y no podría permitirme estar 5 años estudiando una carrera que a lo mejor no tiene salida, por lo tanto lo coherente sería que mis ratos de ocio se los dedicara a la historia y el resto del tiempo a algo que me guste pero que pueda seguir dándome de comer hasta que me jubile.

Otro de los grandes errores que cometemos es tirar la toalla rápidamente o tener miedo a los cambios, obviamente así no puede evolucionar el ser humano y precisamente nos caracterizamos en que gracias al nivel de riesgo que estamos dispuestos a asumir hemos llegado hasta donde estamos hoy en día, aunque en ciertos aspectos casi diría que hemos involucionado, pero bueno…

No amigos, no tengáis miedo a equivocaros porque eso querrá decir que lo habéis intentado y solo con eso ya habéis hecho más que el 80% de la sociedad, estar en la zona de confort está bien siempre y cuando no seas una persona con grandes aspiraciones, pero si eres de los inquietos como es mi caso, o te mueves o te mueres y seguro que todos preferiréis lo primero ¿verdad?.

También es recomendable que tengáis un colchón económico en lugar de tirar de créditos y gastar por encima de vuestras posibilidades, cosa que se ha puesto de moda últimamente con tanto afán de consumismo, pero si estáis convencidos de lo que queréis para vuestro futuro estoy seguro de que el dinero no será ningún inconveniente, el único problema serán las trabas mentales que os pongáis vosotros mismos.